Se abrirá un jardín en la escuela de golf

2019-08-01

Foto de la noticia

Enseñar a los más chicos a jugar al golf es una tarea que lleva tiempo con una planificación adecuada para cada edad y habilidad de nuestros socios y es por ello que nuestra institución viene llevando adelante programa que está a cargo del profesor Diego Jurado, quien es parte de la Academia Andrés Gotta Golf.

Dado el interés de varios niños de comenzar desde edad muy temprana es que se está trabajando en la creación de un jardín en nuestra escuela de golf.

“En breve vamos a sumar al staff a la escuela una profesora de educación física para abrir un jardín de golf que va a estar destinada a chicos de menos de cinco años.

Podrían entrar algunos de cuatro y hasta de tres años. Esto queda sujeto a pruebas que le hacemos porque por ahí hay chicos que trabajan muy bien y siguen consignas, y otros que no tienen tanta atención producto de su maduración, a quienes les lleva un poco más de tiempo adquirir los conocimientos”, comentó Diego Jurado.

Al consultarle al responsable de nuestra escuela sobre cómo se trabaja con los socios menores precisó: “El golf ha ido mutando. Tradicionalmente casi no era considerado un deporte o en algún punto se pensaba que para jugarlo la gente no necesitaba una cierta condición física o que la parte física no era relevante.

Por suerte, no sólo en el golf, sino en todos los deportes ha ido cambiando esa idea y hoy por hoy en las escuelas se orienta más hacia la iniciación deportiva. ¿Qué es esto? Desarrollar un plan integral del chico y no generar una especialización temprana en una disciplina.

Cualquier chico para realizar bien un deporte, para tener un buen desarrollo deportivo necesita saber correr, salta, golpear, atrapar y lanzar.

Entonces, independientemente de la actividad que practique, esa capacidad y esa habilidad se tienen que desarrollar. A partir de esta idea se trabaja en el desarrollo integral del chico y si ese niño termina siendo un potencial de gran jugador, buenísimo, sino se lo prepara para que en su vida pueda practicar otros deportes”.

A cerca de cómo da los primeros golpes un niño, Jurado comentó: “Puntualmente en la escuela de menores se va cumpliendo con una premisa que viene desde la preparación física que es el juego en el deporte. A partir de juego se van puliendo e incorporando ciertos gestos técnicos propios del deporte.

La realidad es que en cualquier actividad que los chichos organizan, también corre para los adultos, si no se divierten, rara vez tengan continuidad en esta actividad que no sólo va desde la parte física sino también de la metal.

Es necesario que la pasen bien, si no hay un ambiente de diversión es insostenible que los chicos sigan en la actividad”.

Por último, Diego Jurado nos comentó cuáles son las actividades que desarrollan sus alumnos de corta edad: “Nosotros tenemos estructurada la escuela de una manera que funcione lo más eficiente posible.

Como primer parámetro está dividir a los alumnos por edades, ya que los chicos tienen diferentes capacidades físicas y cognitivas. Es por ello que se dividen por grupos y luego, en una segunda instancia, por niveles, ya que hay chicos que tienen más tiempo para el deporte.

De esta manera uno puede armar y planificar todas las actividades de una manera eficiente y dar consignas adecuadas para cada edad y cada capacidad.

Nosotros tenemos la premisa que aprender a jugar al golf requiere de un montón de cosas, pero al golf se juega en la cancha. Entonces tratamos de llevar a los alumnos lo más rápido posible a la cancha, independientemente de la adquisición del gesto técnico porque es como si a un chico los llevan a fútbol y lo tienen todo un día pateando contra la pared para que aprenda, pero nunca juega al fútbol. Si hacemos esto terminan siendo aburrido y caemos en lo que dije anteriormente, que un chico lo primero que tiene que hacer es divertirse.

No sólo tenemos la misión de sostener el trabajo que se viene haciendo desde hace muchos años y que ha dado muy buenos jugadores, sino de potenciarlo”, finalizó.